Skip to main content

El Estrés
y el Perro

Todos hemos oído hablar ya mucho del estrés, de como nos afecta y de que es necesario tenerlo controlado para tener una vida saludable, lo que quizás no se habla tanto del estrés del perro y también es algo que hoy en día los está afectando cada vez más.

A continuación, qué es el estrés, cómo se estresan nuestros perros y cómo lo podemos solucionar:

Que es el estrés y para qué sirve:

Para que sirve, porque el estrés es algo sano, y tiene su función, pero como en todo, los problemas vienen cuando los niveles de estrés normales se desequilibran y tenemos demasiado estrés.

El estrés es simplemente un mecanismo de adaptación a cambios y nos sirve para movernos, nos da energía y está ligado sobretodo a emociones como el miedo, la frustración o la ira.

me estoy estresando

Cuando hay cambios, nos ayuda a tener la suficiente energía para adaptarnos a ellos, y cambiar para equilibrarnos con el entorno.

Está ligado a nuestras necesidades fisiológicas y afectivas y nos hace aprender a como satisfacerlas de la manera más adecuada, por lo tanto es fundamental en los procesos de aprendizaje.

Cuando no somos capaces de adaptarnos a estos cambios, porque no queremos, o porque creemos que no podemos, sigue fabricando esta energía para que lo resuelva de una vez, pero como nos hemos quedado estancados en una situación, es una energía que no para de crecer, y el estrés no nos va a permitir descansar hasta que lo resolvamos.

La inadaptación produce estrés. Si no aprendemos a satisfacer nuestras necesidades de forma adecuada, padeceremos estrés, y esto es algo totalmente natural en nuestros días, porque nadie nos ha enseñado a gestionar nuestras emociones y hemos aprendido a esconder y “olvidar” todo lo que no nos gusta, sin gestionarlo emocionalmente, sin adaptarnos de la forma adecuada.

¿Cómo se estresan nuestros perros?

El Perro puede padecer estrés por tres motivos que verás a continuación:

Primer Motivo:

Porque si nosotros padecemos estrés, nuestra conducta lo va a reflejar. Vamos a estar más irritables. Nos vamos a enfadar más veces. Vamos a pasar menos tiempo disfrutando de su compañía. Vamos a hacer los paseos tensos y con prisas, etc. 

niña enfadada

La naturaleza es equilibrio, y si nosotros padecemos estrés, lo vamos transmitir a todo nuestro entorno, con nuestra conducta y forma de actuar.  Por lo tanto nuestros perros se van a ver afectados.

Segundo Motivo:

Porque nuestros perros dependen de nosotros para satisfacer sus necesidades.

Los animales salvajes se equilibran con su entorno y se adaptan constantemente a posibles cambios, aprendiendo y cubriendo de forma natural sus necesidades.

perro aburrido

 Los animales domésticos, dependen casi absolutamente de nosotros para satisfacer sus necesidades, su agua, comida, el momento de hacer pis, el contacto, comunicación… todo pasa por nosotros.

Si no somos conscientes de como funcionan estas necesidades, seguramente no vamos a poder satisfacerlas de la forma adecuada, y por lo tanto, no les damos la posibilidad de adaptarse.

Por ejemplo, si nuestro perro está comiendo un pienso que no es adecuado para él, no tiene la posibilidad de buscar otra fuente de alimentación, como lo haría un animal salvaje, si su comida no lo estuviera nutriendo correctamente.

 Su organismo le va a estar provocando estrés para que cambie, para que aprenda a buscar otro tipo de alimentación, pero no va a tener ninguna posibilidad de hacerlo, por lo que va a estar siempre estresado. 

Tercer Motivo:

Procesos educativos inadecuados: Cuando intentamos educar a nuestro perro, y no conocemos como funcionan sus emociones, solo nos centramos en sus conductas.

Si educamos a nuestro perro sin conocer sus emociones y cómo funciona el estrés, es muy fácil que el perro lo acabe padeciendo. 

perro melancolico

Cuando un perro presenta algún problema de conducta: ladra demasiado, es agresivo, es miedoso, es hiperactivo, rompe cosas, se escapa, no acude a la llamada, no obedece, etc… 

Tendemos a querer eliminar la conducta desagradable en cuestión, pero no sabemos que es más importante saber por qué existe esta conducta.

Si hacemos una analogía con la enfermedad:

Tenemos dolor de cabeza. Nos tomamos un analgésico y eliminamos el dolor de cabeza. Pero no nos hemos parado a pensar en el por qué de este dolor de cabeza, y que quizás es más importante para nuestra salud saber cuál es su origen, para poder tratarlo de la forma adecuada.

Al tomar el analgésico hemos eliminado un síntoma de algo que nos está indicando que hay un problema subyacente más importante. Porque quizás tenemos dolor de cabeza porque estamos nerviosos, o porque estamos deshidratados, o incluso por causas más graves, y al eliminar el síntoma eliminamos la posibilidad de un tratamiento adecuado.

Con los problemas de conducta pasa exactamente lo mismo.

Normalmente todos los problemas de conducta son causados por desequilibrios emocionales y excesos de estrés. Si eliminamos el problema de conducta, eliminaremos la vía de escape que tiene el organismo de este estrés o exceso de energía. Eliminando esta vía de escape , el perro se estresará más, y puede desarrollar otros problemas de conducta o con el tiempo problemas de salud. 

Por ejemplo, el perro ladra mucho porque está estresado y necesita eliminar este exceso de energía a través del ladrido . Si eliminamos la conducta de ladrar, este exceso de energía producida por el estrés, no se puede eliminar.

Es como si hicieramos “puenting” y no nos permitieran gritar en el momento del salto, ni hacer ningún tipo de expresión emocional después.

La energía emocional queda dentro bloqueada.

Esto es lo que llamamos bloqueo emocional, no dejar aflorar las emociones, ¡y es de las cosas que más estrés producen!

¿Y cómo podemos mejorar todo esto?

1. Reduciendo nuestros niveles de estrés:

Tratar el estrés y aprender a gestionarlo. Hoy en día existen infinidad de herramientas y profesionales que nos pueden ayudar. Mejoraremos nuestra calidad de vida, nuestra salud y la de todo nuestro entorno.

amor incondicional

2. Aprender sobre las necesidades caninas

y cómo satisfacerlas de la forma correcta y adecuada, para reducir sus niveles de estrés y llegar al equilibrio.

3. A tener muy en cuenta:

Antes de aplicar cualquier tipo de educación, para reducir problemas de conducta, realizar un programa de reducción de estrés, que probablemente ya dará solución a los problemas y si después de hacerlo queda algo, ya puedemos hacer el proceso educativo sin peligro de estresar al perro.

Lo importante es ser consciente y conocer, para poder aprender y actuar en consecuencia. 

Te Recomendamos
el Curso Online:

Para estar al día de las próximas fechas de inicio de todos los cursos:

Si te ha gustado este artículo y crees que le puede ser útil a otras personas, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!



El estrés del Perro – Si tienes Perro necesitas Saberlo

Puntuación:
[Total: 64 Average: 4.6]