El Efecto Pigmalión en la Educación del Perro

Una Colaboración de Antonio Carretero de Un Perro Educado

Es fácil caer en ese error, sobre todo los que provenimos que un sistema educativo como el actual (y me refiero a España y sus 7 reformas educativas en 40 años. Tétrico es decir poco) que premia la memoria y no el pensamiento crítico, y en la cual, la mayoría de los profesores manejan el método de transmisión del conocimiento. Este tipo de modelo de educación, es impracticable con los perros, y solo logran alejarnos de tener un perro educado y equilibrado.

Personalmente recomiendo que se consulte a un Educador profesional, que trabaje la educación en positivo, y que nos enseñe algo de psicología canina y nos de pautas para su educación. Esto es muy importante y sería la solución a un 95% de los casos de perros con problemas de comportamiento, que su propietario lo lleve a un profesional de la educación canina. Y creo que me he quedado corto con ese porcentaje.

La otra herramienta que aprendí, es también muy importante, y mucho más difícil de llegar a controlar, ya que está muy relacionada con las características personales del individuo, su educación, su personalidad y su inteligencia emocional. Esta herramienta no es otra, que el Efecto Pigmalión… Esta expresión fue creada por el psicólogo social Robert Rosenthal a raíz de unos experimentos realizados en 1965, en unos profesores de instituto.

Según Rosenthal, el Efecto Pigmalión se refiere a que lo que un individuo espera de otro puede llegar a servir como una profecía auto-cumplida. El Efecto Pigmalión es en definitiva un efecto de la física cuántica, que tiene hoy por hoy, aplicaciones y usos a nivel social, laboral y educativo, y que está muy asociado a el Experimento de la doble rendija o Experimento Young.

Sin embargo vamos a quedarnos en el aspecto educativo del tema que es el que nos interesa. El Efecto Pigmalión nos dice a efectos prácticos en un aula, y en ese momento pienso que dos personas de las del grupo, sin conocerlas de nada y a simple vista, me van a traer problemas, seguramente, esas personas me traigan problemas.

Así como en el Experimento Young, cuando cambiaban los científicos que conducían el experimento, cambiaba el resultado del mismo, siendo el factor humano el único que variaba entre un experimento y otro, creyendo cada grupo en un punto de vista diferente respecto al del otro, lo cual genera una nube de probabilidades que generan una serie de posibilidades que acaban por superponer un resultado sobre el resto de sucesos.

Esto es en definitiva, una cuestión que entra en el terreno de la física cuántica y la nueva manera de entender, y hoy por hoy es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de iniciar programas educativos, sociales o laborales que busquen la excelencia en sus objetivos futuros El Efecto Pigmalión en sí mismo, es una forma de proyección mental a las que los humanos somos muy recurrentes.

Solemos querer saber y prever el futuro, y para ellos usamos muchos las proyecciones mentales, que suelen desarrollarse desde nuestro Ego y que no tienen otro objetivo que el reducir la nube de probabilidades a algo que podamos pronosticar, a fin de alejarnos de la ansiedad que supone intentar predecir todas las posibilidades.

Y esto a nivel educativo es muy importante y si no se controla, puede ser muy peligroso. Llevándolo al terreno del perro y su educación, si creo que mi perro es violento, lo tratare como tal, y por lo tanto, el se desarrollara mental y actitudinalmente, bajo el trato que se le da a un perro con inclinaciones violentas, antes incluso de que nos dé la posibilidad de demostrar lo contrario, estaremos prácticamente abocando a nuestro amigo perruno a ser agresivo. Y lo voy a desengranar un poco más. 

Veo a diario gente con perros de raza Dogo Argentino, Rottwailer, Pittbull, o cualquiera de los animales que han englobado dentro de la mal llamada Lista de Perros Potencialmente Peligrosos (o de los que la gente se cree que están dentro de la lista), temiendo que su perro sea violento, simplemente porque le han dicho que su perro es peligroso y sin consultar a ningún profesional, le coloca al perro un bozal, no lo deja acercarse a otros perros de su mismo género, lo lleva con correa corta y le pega para demostrarle quien es el Alfa. Y luego se queja de su mala suerte si el perro desarrolla un comportamiento violento, cuando el mismo está creando un monstruo. Y es que es por lógica.

Un perro que no se relaciona con otros perros, tendrá sus habilidades sociales mermadas, y si al encontrarse con otro perro experimentas miedo, empezara a relacionar ese miedo con la presencia de otro individuo, lo cual, unido a la incomunicación que sufre con otros miembros de su especie, a que va siempre atado y con bozal sin haber sido preparado para ello, lo harán estar predispuesto a que reaccione de manera agresiva en situaciones que seguramente podría resolver de otra manera, convirtiéndose además en un foco de estrés para el, que lo hará situarse en una intensidad emocional que le resulta imposible de manejar por el mismo, y si el no se puede controlar a si mismo, tu control sobre la situación será poco o nulo.

Siguiendo con el ejemplo de los perros a los cual catalogan de peligrosos (mal catalogados repito), si el propietario de un perro raza Rottweiler, el cual tiene desde las 8 semanas, empieza a creer que tiene un perro violento por naturaleza, y empieza a tratarlo como tal, sin consultar a ningún Educador Canino (Etólogo), simplemente con las herramientas y métodos que nos proponen a priori, como son el bozal, la correa corta y medios coercitivos para enseñarle, el perro desarrollara agresividad de tipo emocional, validando así la creencia que tenía el humano.

Aquí vemos lo que sería el inicio, el nudo y el desenlace de la llamada Profecía Auto cumplida, donde el Efecto Pigmalión hace su trabajo a la perfección.

Hay que quitarle presión de encima a los animales y dejarlos tranquilos, y sobre todo, dejarnos de proyecciones sobre el. Tan malo es pensar que tu perro es violento solo por su raza, como creer que tu perro es el mas tonto, o el mas listo, o que es un glotón que solo quiere comer.

Hay que conocer a nuestro perro por lo que realmente es y lo que no es, y si hay algo que no es ni será nunca, es ser humano. Seamos más consecuentes con su naturaleza y basemos nuestra relación con ellos en algo tan sano y bonito como es una sana relación afectiva emocional entre nosotros y nuestros perros, nosotros como humanos y ellos como perros.

Sin más un saludo y cuidad y quered mucho a vuestros perros.

Antonio Carretero 

Puntuación:
[Total: 35 Average: 4.7]

Te recomendamos
el Curso Online

Para estar al día de las próximas fechas de inicio de todos los cursos:

Compartir en Redes:

Si te ha gustado este artículo y crees que le puede ser útil a otras personas, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Autor/a:

Posts Relacionados:

0 comentarios en “El Efecto Pigmalión en la Educación del Perro”

  1. Gracias por el artículo. Cuando salimos a pasear a nuestra Schnauzer vemos a perros grandes cuyos dueños evitan que se acerque a la nuestra. Siempre hemos pensado que la socialización sería beneficioso para ambos, perros y humanos, pero igual tenemos algo de temor porque no sabemos cómo pueda actuar el otro perro cuando vemos a dueños nerviosos. Tratamos de que la nuestra actúe libremente con perros de diferentes tamaños, aunque luego de cumplir el añito la vemos algo más “cauta” con perros grandes cuando meses anteriores era juguetona con casi cada perro que se cruzaba.

  2. Buenas tardes Antonio !! En primer lugar darte la enhorabuena por el articulo, como tu yo también soy educador canino y efectivamente antes hay que educar al “humano” el efecto pigmalión funciona de maravilla, y la ley de perros potencialmente peligrosos hay que cambiarla por propietarios potencialmente peligrosos en todo caso, valorando sus valores morales y éticos y educando a los dos a la vez y no como bien dices poniendo bozales y creando alarma social pero eso parece que no interesa, yo he visto como un Yorkshire de 2,200 kgm. hacia correr de miedo a un Rottweiler de 45 kgm. entrenado en defensa del dueño pero muy equilibrado y nada peligroso tanto el como la propietaria y así innumerables casos .En mis 46 años entrenando perros no he visto ni un solo caso de perros desequilibrados con dueños normales, gracias por el articulo.
    Un saludo

 

El Efecto Pigmalión en la Educación del Perro