Cómo preparar el Aloe Vera para el Perro – con Video

Para poder preparar aloe vera para el perro de forma casera, lo principal es disponer de varias plantas de aloe vera en casa para poder ir cosechando sus hojas.

Es bueno tener bastantes plantas porque si explotamos mucho una sola planta, acabará por debilitarse e incluso puede enfermar.

Así que mejor tener a la plantas contentas e ir recogiendo cada hoja con un intervalo de tiempo para que sus propiedades sean las mejores.

Cortando una hoja al mes aproximadamente, la planta se va a mantener en perfecto estado.

La edad y el tamaño de la planta también son factores importantes, por lo tanto esperaremos a que la planta tenga unas hojas de más de 50 centímetros de largo para empezar a consumirla.

He preparado un vídeo para que se pueda ver mejor como es el proceso de corte y preparación de la hoja, para poderla aprovechar. Puedes ver todo el proceso a continuación:

Proceso de Preparación y Administración

Primer Paso:

Cortaremos la hoja más baja por la zona más pegada al tallo, verás que es una zona muy finita a diferencia del resto de la hoja que es muy ancha. De esta forma a la planta le quedará una herida muy pequeña que podrá curarse rápidamente. 

Si vamos cortando trocitos de hoja, la planta cada vez tendrá que enviar allí toda su energía para curarse y cerrar la herida, e irá perdiendo propiedades y poniéndose enferma. 

Segundo Paso: 

Lava bien la hoja y corta el trocito que vayas a utilizar. Para un perro de unos 30 kg entre 1 y 2 cm dependiendo de la anchura de la hoja.

Tercer Paso:

  • Una vez tenemos el trocito, hay que pelarlo.
  • Verás que dentro de la hoja es todo como un gel transparente, esa es la parte que debemos ingerir. 
  •  Corta primero los lados con las espinas (así no te pincharás).
  •  Luego la parte plana y para finalizar la parte convexa.
  •  Siempre hay que cortar un poco más abajo de la parte verde.
  •  Es decir que quede un poco de gel en la piel que quitamos, porque la piel produce una sustancia extremadamente laxante que no nos interesa.

Cuarto Paso: 

Una vez pelado, nos quedará una lámina de gel transparente que es la que podemos ingerir.

Quinto Paso: 

Hay que lavarla muy bien primero, porque esta sustancia que produce la piel se puede haber impregnado en el gel y aunque no sea problemática porque es poca cantidad si que le dará un sabor malísimo.  Pon el gel debajo del grifo y lávalo enérgicamente, de esta forma el gel del aloe no tiene absolutamente ningún sabor.

Hay perros que se lo comen directamente pero la mayoría no lo harán por falta de costumbre, así que lo ideal es triturarlo bien y mezclarlo con su comida o algo que le guste mucho.

Si aun así no lo quiere, empieza por poner muy poquita cantidad y ve aumentándola en los días consecutivos. Al final se lo acaban comiendo perfectamente y ¡les gusta! 

Si quieres empezar a utilizar el aloe vera como suplemento pero no tienes suficientes plantas para hacerlo a diario, puedes combinar con aloe comercial de una marca de confianza que garantice un producto natural.

Puntuación:
[Total: 52 Average: 4.9]

Te recomendamos
el Curso Online

Para estar al día de las próximas fechas de inicio de todos los cursos:

Compartir en Redes:

Si te ha gustado este artículo y crees que le puede ser útil a otras personas, te invito a compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Autor/a:

Posts Relacionados:

 

Cómo preparar el Aloe Vera para el Perro – con Video